domingo, 28 de febrero de 2010

Consejos de Warren Buffett

1. Usted ni tiene razon, ni se equivoca porque la muchedumbre discrepe con usted. Usted tiene razón porque sus datos y razonamiento son correctos.

2. Nunca invierta en un negocio que usted no puede entender.

3. A menos que usted pueda mirar su inversion caer en un 50% sinimpulsos de panico, usted no debe estar en el mercado de valores.

4. No intente predecir la dirección del mercado de valores, de la economía, de los tipos de interés, o de las elecciones.

5. Compre compañías con buen historial de beneficios y con una posicion dominante del negocio.

6. Sea temeroso cuando otros son codiciosos, y solo codicioso solamente cuando otros son temerosos.

7. El optimismo es el enemigo del comprador racional.

8. La capacidad de decir “no” es una enorme ventaja para un inversor.

9. Gran parte de éxito se puede atribuir a la inactividad. La mayoría de los inversores no pueden oponerse a la tentación de comprar y de vender constantemente.
El letargo, lindando en la pereza, debe seguir siendo la piedra angular de un estilo de la inversión.

10. Las oscilaciones salvajes en los precios, en parte tienen más que ver con el comportamiento “lemmings” de inversores institucionales, que con los resultados obtenidos por las compañía.

11. Un inversor necesita hacer muy pocas cosas bien si evita grandes errores.
No es necesario hacer cosas extraordinarias para conseguir resultados extraordinarios.

12. No tome los resultados anuales demasiado seriamente. En su lugar, céntrese en promedios de cuatro o cinco años.

13. Céntrese en el retorno de la inversion, no en ganancias por accion.

14. Calcule las “ganancias del dueño” para conseguir una reflexión verdadera del valor.

15. Busque a compañías con los altos márgenes de beneficio.

16. Invierta siempre para el largo plazo.

17. El consejo “que usted nunca quiebra tomando un beneficio” es absurdo.

18. ¿Tiene el negocio perspectivas favorables a largo plazo?
¿El negocio tiene una historia de funcionamiento constante?

19. Recuerde que el mercado de valores es maniaco-depresivo.

20. Compre un negocio, no alquile la acción.

domingo, 21 de febrero de 2010

La crisis según Albert Einstein

¿Cómo veía la crisis Albert Einstein?

No pretendamos que las cosas cambien si siempre hacemos lo mismo.

La crisis es la mejor bendición que puede sucederle a personas y países porque la crisis trae progresos.

La creatividad nace de la angustia como el día nace de la noche oscura.

Es en la crisis que nace la inventiva, los descubrimientos y las grandes estrategias.

Quien supera la crisis se supera a sí mismo sin quedar 'superado'.

Quien atribuye a la crisis sus fracasos y penurias violenta su propio talento y respeta más a los problemas que a las soluciones.

La verdadera crisis es la crisis de la incompetencia.

El inconveniente de las personas y los países es la pereza para encontrar las salidas y soluciones.

Sin crisis no hay desafíos, sin desafíos la vida es una rutina, una lenta agonía.

Sin crisis no hay méritos.

Es en la crisis donde aflora lo mejor de cada uno, porque sin crisis todo viento es caricia.

Hablar de crisis es promoverla, y callar en la crisis es exaltar el conformismo.

En vez de esto trabajemos duro. Acabemos de una vez con la única crisis amenazadora que es la tragedia de no querer luchar por superarla.

Hacer un Kilómetro más

Quiero compartir con ustedes una reflexión que me acerco un gran mentir de vida que todavía no tuve el gusto de conocer, el señor Marcelo Perazolo.

Marcelo es el dueño de una firma de asesoría Professional Service Provider USA (PSP USA) y el creador del GENIAL "PROGRAMA DE FORMACIÓN DE INVERSORES".


Recomiendo fuertemente que entren a estas páginas por que NO TIENEN DESPERDICIO!

En fin, la reflexión que quiero compartir yo la llamo "Dar el 11 a la vida" y viene de la frase de Miguel Angel Cornejo, de siempre dar un punto más de lo esperado... Siempre dar ese pequeño detalle que divide lo ORDINARIO de lo EXTRAORDINARIO...

===

SIEMPRE HAGA MÁS DE LO QUE LE CORRESPONDE!

Una de las claves del éxito es "hacer un kilómetro extra", esto es, dar un mejor servicio o producto que el esperado por el cliente (o por su empleador).

Usted aprecia (y sus clientes aprecian) cuando el trato que reciben es MEJOR o SUPERIOR al que cabe esperar.

Tarde o temprano, quién actúa en base a esta premisa recibe su premio, el que se mide en mejores ventas, mayor difusión de sus servicios o más rápidos ascensos en su vida laboral.

Claro que a no todos nos ocurre lo que voy a transcribir ahora -sin duda hay gente con más suerte que otra-, pero no duden que SIEMPRE sus esfuerzos se verán recompensados (es una especie de ley natural del equilibrio)

Lo que sigue es de autor anónimo, pero lo cita Philip Humbert en su "Bonus TIP's Letter!" de Marzo de 1999, con el título de "Una Noche Tormentosa" -la imperfecta traducción del inglés es nuestra-

"Una noche tormentosa hace los muchos años, un hombre mayor y su esposa entraron a la antecámara de un pequeño hotel en Filadelfia.

Intentando conseguir resguardo de la copiosa lluvia la pareja se aproxima al mostrador y pregunta:

- ¿Puede darnos un cuarto?

El empleado, un hombre atento con una cálida sonrisa les dijo:

- Hay tres convenciones simultáneas en Filadelfia... Todos los cuartos, el de nuestro hotel y los otros están tomadas.

El matrimonio se angustió pues era difícil que a esa hora y con ese tiempo horroroso fuesen a conseguir dónde pasar las noche.

Pero el empleado les dijo:

- Miren...no puedo enviarlos afuera con esta lluvia, si ustedes aceptan la incomodidad, puedo ofrecerles mi propio cuarto...yo me arreglaré en un sillón de la oficina.

El matrimonio lo rechazó, pero el empleado insistió de buena gana y finalmente terminaron ocupando su cuarto.

A la mañana siguiente, al pagar la factura el hombre pidió hablar con él y le dijo:

- Usted es el tipo de Gerente que yo tendría en mi propio hotel...quizás algún día construya un hotel para devolverle el favor que nos ha hecho.

El concerje tomó la frase como un cumplido y se despidieron amistosamente.

Pasaron dos años y el concerje recibe una carta del hombre, donde le recordaba la anécdota y le enviaba un pasaje ida y vuelta a New York con el pedido expreso de que los visitase.

Con cierta curiosidad el concerje no desaprovechó esta oportunidad de visitar gratis New York y concurrió a la cita.

En esta ocasión el hombre mayor lo llevó a la esquina de la Quinta Avenida y la calle 34 y señaló con el dedo un imponente edificio de piedra rojiza y le dijo:

- ¡¡Este es el Hotel que he construído para usted!!

El concerje miró anonadado y atinó a balbucear:

- ¿Usted me está haciendo una broma, verdad ?

- Puedo asegurarle que no...-le contestó con una sonrisa cómplice el hombre mayor.

Y así fue como William Waldorf Astor construyó el Waldorf Astoria original y contrató a su primer gerente de nombre George C. Boldt (tal el nombre del concerje en la noche lluviosa).

Obviamente George C. Boldt nunca soñó que su vida estaba cambiando para siempre cuando hizo "su kilómetro extra" para atender al viejo Waldorf Astor en aquella noche tormentosa.

No tenemos muchos "Waldorf Astor" en esta parte del mundo, pero un jefe satisfecho o un cliente sorprendido pueden equivaler a nuestro Waldorf-Astoria personal.

¡¡Nunca se sabe dónde están los ángeles!!

El original de la nota

Si vas a trabajar en algo que no te gusta tienes dos OPCIONES, o te marchas, o ERES EL MEJOR y hasta lo haces CON ALEGRÍA!

Así que queridos lectores... Como dice Marcelo "Siempre hacer un Kilómetro más", o como digo yo "Dar el 11 a la vida"

Welcome!

Hoy comienzo este nuevo desafío que me propuse personalmente. Quiero realmente compartir este espacio con todos mis lectores.

Espero que el blog resulte interesante y logra despertar el entusiasmo en otras personas de los temas que me apasionan.