martes, 24 de agosto de 2010

La vida que no conozco

Leyendo el otro día a una conocida que vive en Colombia, contaba que por su trabajo (Ingeniera en minas) tuvo que empezar a ir a trabajar lejos de Bogota en un pequeño pueblo cerca de donde la empresa en la que trabaja tiene las operaciones.

Esto se fue repitiendo cada vez mas hasta llegar al punto en el que esta ahora en el que el 90% del tiempo lo pasa en ese pequeño pueblo.

Me contaba lo poco que le gustaba la idea de estar en el medio de la nada, lejos de la gran urbe, lejos de todas las comodidades que por vivir en ciudades grandes muchos de nosotros tomamos como naturales.

No quería, se resistia.

Lo que le paso después fue que practicamente se enamoro del lugar. No por que fuera un pueblo con un paisaje fenomenal, ni por que tuviera algún atractivo especifico. Debe ser uno de esos tantos pueblos que poblan todos los lugares del mundo.

Pero me contaba que distinta era la vida, y que lindo que fue acostumbrarse a vivir ahí. La gente no grita, no hay nadie apurado, a las dos de la tarde se juntan la gente a descansar y tomar algo y jugar a las cartas hasta que se reanudan las actividades a las cinco, no tenes que estar preocupado por el transito, los autos, el enfermo que va adelante, si te agarra la barrera y llegas tarde; No tenes que andar con los ojos por todos lados cuidandote de que no te roben, dejas la puerta abierta de tu casa, etc.

Cuando me contaba todo esto me di cuenta de que me encantaría poder vivir un tiempo así. No nos damos cuenta y estamos todos neuroticos, todos apurados, nos tenemos hartos y no nos damos cuenta. Es lo que me dicen muchos chicos del interior con los que hablo en la facultad también.

Sería lindo vivir un tiempo así, con esa tranquilidad, con esa paz, con ese disfrute.

Pero también pienso en todo lo lindo que tenemos en las grandes ciudades. Estoy hecho para vivir en el cemento. No se si podría pasar mi vida en un lugar así. Mi cuerpo pide todo lo que la ciudad ofrece, toda esa locura creo que resulta adictiva.

Aunque, no estaría nada mal probar...

No hay comentarios:

Publicar un comentario