sábado, 7 de agosto de 2010

Peligro de contagio...

Del fantástico libro de Robert Greene "Las 48 leyes del poder"

"... Como sucede a menudo con los contagios, los problemas comienzan a surgir después de un tiempo.

El tipo de personalidad toxica proviene de una inestabilidad interior que irradia hacia fuera y atrae el desastre. Hay algo así como un deseo de generar el caos y la destrucción. Usted puede pasarse toda la vida analizando la patología de los caracteres tóxicos, pero no pierda su tiempo. Limítese a aprender la lección.
Cuando sospeche que se encuentra cerca de una persona contagiosamente toxica, no discuta, no intente ayudar, no derive a esa persona a sus amigos, o se vera involucrado sin remedio. Huya de la presencia de la persona toxica, o sufría las consecuencias.

Los desafortunados de este mundo, que han sido golpeados por circunstancias incontrolables, merecen toda la ayuda, la simpatía y el apoyo que podamos brindarles. Pero hay otros QUE NO HAN NACIDO DESAFORTUNADOS O DESDICHADOS, sino que atraen las desgracias a través de sus comportamientos autodestructivos y su perturbador efecto contra los demás.
Sería magnifico si podemos ayudarlos, pero la mayoría de las veces las cosas suceden a la inversa: son los esquemas destructivos de ellos los que terminan por meterse dentro de nosotros y cambiarnos.

La razones muy simple: el ser humano es en extremo susceptible a los humores, a las emociones e incluso a la forma de pensar de aquellas personas con las que comparte su tiempo.

Los individuos desdichados y desequilibrados sin remedio tienen una capacidad particularmente grande para contagiarnos su toxicidad, debido a la extrema intensidad de sus caracteres y sus emociones.
A menudo se presentan como victimas, lo cual, a primera vista torna difícil comprender que sus desgracias son autogeneradas. Antes de que se puedan dar cuenta de la verdadera naturaleza de sus problemas, ya hemos sido contagiados por ellos.

Existen muchas clases de personas toxicas, pero el mas virulento es el individuo que sufre de insatisfacción crónica. Aprenda a verles el descontento en la mirada.

Para este tipo de infecciones existe una sola solución: la CUARENTENA...

¿Cómo es posible protegerse contra un virus tan activo y patológico?

La respuesta reside en juzgar a la gente por el efecto que ejercen sobre el mundo que los rodea, y no por las causas que ellos nos presentan como motivo de sus problemas.
Los agentes de contagio pueden ser reconocidos por las desgracias que atraen sobre si mismos, por su larga lista de relaciones fracasadas, por la inestabilidad de su carrera y por la misma fuerza de carácter, que los envuelve y les hace perder la razón.

NO LES TENGA LASTIMA. No se enrede tratando de ayudarlos. La persona toxica no cambiara, pero usted quedara atrapado. ..."

No hay comentarios:

Publicar un comentario