miércoles, 13 de octubre de 2010

Un experimento sobre irracionalidad

Traigo a este blog, el post que leí ayer en un blog excelente y muy conocido, de la blogsfera económica argentina. Finanzas públicas. Realmente es otro blog que recomiendo, por que tiene el componente interesante de que sus autores piensan muy distinto y muy parecido a como pienso yo.

Siempre me gusto estar confrontando y debatiendo mis ideas con personas inteligentes que tengan puntos totalmente opuestos a los míos. Eso nos ayuda a tener que ver otros puntos de vista y si es necesario, cambiar la postura por otra hipótesis mejor, o reforzar la que ya tenemos.

Sin embargo, hoy traigo un post que tiene que ver con un tema de mi interés, y es como los seres humanos percibimos las cosas.

Todo suyo.

Un experimento sobre irracionalidad

Encontré un blog que le va a encantar a Robinson, sobre economía experimental en comportamiento irracional, y entre los posts de ese blog descubrí una joyita.

La idea es imaginarse, a la Rawls, que nos meten a todos en una bolsa y que nos van sacando de ahí para ponernos aleatoriamente en un lugar cualquiera de la distribución del ingreso. En el experimento se les pide a los participantes, norteamericanos ellos, que digan su percepción sobre la distribución del ingreso en EEUU y luego que elijan una distribución del ingreso ideal teniendo en cuenta lo de la distribución aleatoria. El resultado del experimento se ve en el gráfico de abajo.


En el gráfico primero vemos la distribución del ingreso real, después la percepción sobre ella según el nivel de ingresos, el sexo y la identificación política de los participantes y por fin la distribución del ingreso ideal para los distintos grupos de participantes. La barra azul es la porción del ingreso que le toca al 20% más rico, la roja, la que le toca al 20% siguiente y así sucesivamente.

Los resultados son geniales. Por un lado, todos creen que la distribución del ingreso es mucho mejor que en la realidad, aunque la gente más rica, los que votan demócrata y los hombres son apenas un poco más realistas. Cuando les toca elegir la distribución del ingreso ideal en un mundo donde no se sabe el lugar que te toca, todos prefieren una distribución del ingreso todavía más equitativa, aunque los ricos, los hombres y los republicanos prefieren que lo sea un poco menos.

Para los que, como yo, sueñan en convertirse en conejillos de Indias, el blog ofrece la oportunidad de participar en experimentos parecidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario