sábado, 4 de diciembre de 2010

La duda en un sistema de creencias

Otra cualidad que ayuda a explicar el éxito de un sistema de creencias es lo que llamo la penalidad de la duda. Mientras que algunos sistemas de creencias no censuran la duda acerca del propio sistema y admiten -cuando no alientan- la discusión racional de sus postulados (el darwinismo, el liberalismo, el existencialismo), otros basan parte de su éxito en convertir a la duda sobre el sistema en una conducta penada. El cristianismo, el marxismo, el psicoanálisis o el stalinismo son apenas algunos ejemplos de sistemas de creencias que penan la duda. El cristiano que duda es para las iglesias un “hombre de poca fe”, un pecador. El que pone en cuestión las categorías del marxismo es, para el marxismo, simplemente una manifestación de la superestructura que pretende legitimar su posición de clase. Para un freudiano, dudar del psicoanálisis nunca puede provenir de la racionalidad: es un truco del inconsciente que intenta reprimir algún punto oscuro de la experiencia vital. En el stalinismo, finalmente, la duda o la sospecha de duda daba lugar a lo que podríamos llamar la pena total.

Jacques Martineau, El mito, la creencia y la duda

No hay comentarios:

Publicar un comentario