jueves, 26 de mayo de 2011

Siempre nos quedará París

Fragmento de un libro que empece a leer y me encanto:

(...) "Hoy, el grito de Janet es el grito de nuestro tiempo apocalíptico. Cuya imagen ya no es la de un mero cuchillo, sino la del gran tsunami, que, en el corazón de su vorágine, trae dos palabras: The End. Sin embargo, no podrá borrarlo todo. No es casual que este libro tenga el título que tiene. Por que tsunami o no, apocalipsis o no, siempre nos quedará París. Es una de las frases más hermosas jamás dichas en el cine y en la vida.
Se la dice Bogart a Bergman en Casablanca, en el momento en que, saben, se separan para siempre.
Siempre nos quedará ese lugar donde fuimos intensamente felices, donde conocimos la plenitud, donde reímos, donde lloramos, donde sentimos la caricia de lo absoluto, donde nos creímos eternos y lo fuimos, por que ahí -en ese exacto y único lugar que jamás perderemos, que siempre será nuestro- nos enamoramos con un amor tan extremo, tan loco, que sólo podía durar para siempre, ni un día menos que la eternidad. Ese lugar es el cine. Por que es así, así de simple, así de complejo: pase lo que pase, y aun si lo que pasa es lo peor, siempre nos quedará París"

Siempre nos quedará París: El cine y la condición humana. Jose Pablo Feinmann

1 comentario:

  1. muy interesante fragmento. Justamente estoy viendo si comprarlo o no, porque tengo El cine por asalto, de Feinmann también, y me parece que en "Siempre nos quedará..." hay algunas cosas que aparecen en ese libro. Pero no sé!! Me hiciste dudar más!!

    ResponderEliminar